vietna.jpg

Ha Giang, es una zona que alberga a una cultura tribal única. Este es uno de esos raros lugares, que no ha sido acorralado por la modernidad, generándose esa especie de pueblo pre envasado, armado especialmente para agradar a los visitantes.

Durante las últimas dos décadas, las tierras bajas de Vietnam y los centros urbanos han tambaleado a las tendencias de la globalización y el desarrollo económico, dejando a esta provincia, como en un tiempo pasado.

El aislamiento se ha visto reforzado por una política tensa, pero en los últimos años, las tensiones fronterizas derivadas de una invasión en 1979 a China se han descongelado, y el gobierno ha invertido dinero en la mejora de las carreteras de la provincia y otras obras de infraestructura. Junto con esto, nuevos y modestos hoteles han llegado.

vietnam2.jpg

La clase media vietnamita ya aparece en multitud, y los visitantes extranjeros han comenzado a gotear. Los Hmong y otras minorías en ocasiones se rebelaron, pero sobre todo colaboraron con los colonos franceses, y posteriormente, con el fallo del Viet Minh, se le prometió un grado de autonomía a cambio de su apoyo, aunque a la larga no cumplió con esa promesa.

El deseo primordial de seguir siendo libre y seguro fue cuestionado durante la invasión de 1979 de China, pero en 1991, se normalizaron las relaciones entre los dos países, y las negociaciones llevaron a la decisión final de dejar la frontera marcada a 800 millas.

Aunque esta sea una de las provincias más pobres de Vietnam, con poca industria, además de minería y agricultura, Ha Giang fue una de las más seguras para los Hmong y otros, y los visitantes comenzaron a aparecer.

Vía/ Travel.nytimes, Fotos/ (Peter G.) flickr
, (Thriol) flickr