Se estima que existen 1.970 islas en unos 1.550 km2, además de otras 2.000 que emergen del mar en su camino hasta la costa china.

El modo más cómodo para llegar a la bahía de Halong es unirse a alguno de los circuitos organizados que se ofrecen en numerosos hoteles de Hanoi.

Los precios van desde los 8 dólares hasta 40 dólares.

Acercarse en barco hasta aquí, te permitirá conocer pequeños “pueblos flotantes” escondidos entre estos laberintos de piedra y agua o zambullirte en las aguas y visitar alguna de las quince grutas abiertas al público.

También es posible hacer kayak por la bahía, acampando en alguna de las islas.

Explorar sus ríos – Comidas Exóticas

Esta Bahía, ubicada unos 150 km para el lado este de Hanoi, está considerada una de las maravillas naturales de Vietnam.

Segun cuentan las leyendas de los vietnamitas la Bahía de Halong, fue creada por un grupo de dragones que bajaron del cielo y lanzaron una lluvia de perlas sobre el mar.

La población de My Tho, a orillas del Mekong, es la que recibe más visitantes, por ser la más cercana a Ho Chi Minh.

Si vienes en una excursión organizada, lo más probable es que tu autobús se detenga aquí para transferirte a una embarcación.

Si llegas por tu cuenta, éste constituye un buen punto de partida para alquilar un bote y explorar el delta del Mekong, y las cercanas islas Tan Long, Thoi Son o Qui Island (del dragon, del unicornio y de la tortuga respectivamente).

Otra de las poblaciones que merece una parada en el delta del Mekong es Can Tho, por ser punto de partida para la visita de dos mercados flotantes cercanos: el de Cai Rang está a 7 km de la ciudad, y el de Phong Dien, a 17 km.

Si eres de los que disfrutan con las comidas exóticas, Can Tho es tu lugar.

Sus especialidades de rana, serpiente o tortuga son un verdadero desafío para los no iniciados.

Si te atreves, una de las mejores opciones es el restaurante Nam Bo, donde sirven unos estupendos rollitos con carne de serpiente.