estatua-saigon1.jpg

Durante la Guerra de Vietnam, hubo muchos hoteles famosos, por los espías que habitaron en ellos, y todo lo que ha significado hasta nuestros días aquella época colonial.

La Ciudad de Ho Chi Minh, antes conocida como Saigón, estuvo llena de espías durante la Guerra de Vietnam, que finalmente culminó con la victoria comunista en 1975.

Había inclusive, una tienda de sopa de fideos, dirigida por un comandante comunista, que era muy frecuentada por oficiales del ejército, que llegaban atraídos por la sopa, y sin darse cuenta, brindaban valiosa información que era recopilada por los camareros, quienes la llevaban a su jefe, que finalmente utilizó los planes de los líderes guerrilleros.

Los agentes secretos y sus entrenadores se reunieron en hoteles decrépitos, para entregar o recibir información. Era común escuchar por esos tiempos, rumores sobre las identidades de los espías. Llegar a descubrir quienes eran o no espías, debe haber sido por esos tiempos, una gran hazaña.

Ahora, las cosas son distintas, mucho más relajadas, y orientadas al turismo. Atrás quedaron los tiempos de guerra, complots y espionaje. Los hoteles coloniales se reconocen como joyas arquitectónicas, que se han renovado hasta convertirse en sitios de lujo, luciendo hoy en día, incluso mejor a como eran originalmente.

En esta ciudad, los hoteles de la época colonial son muy coloridos, y se mantienen vigentes a una escala alternativa a las cadenas globales de alojamiento. Las habitaciones de estos hoteles, están decoradas con el mismo nivel profesional y la misma forma que tienen otros hoteles de la ciudad.

El Grand Hotel Saigón, que antes era el Palacio Saigón, y el Hotel Saigón Majestic, se han convertido en imanes para los turistas extranjeros, que ahora llegan en masa a alojar en las secciones originales, a las que dan preferencia, por sobre las secciones más modernas y recientemente construidas.

El Hotel Caravelle, es otro hotel viejo, que en realidad no es colonial, pero se agrupa dentro de la categoría, ya que tiene mucha historia. Este hotel también tiene un ala nueva, que en la época de la Independencia fue llamada Doc Lap. La azotea de su ala antigua, ahora se llama Saigon Bar, y tiene vistas panorámicas de la ciudad.

Este edificio albergó varias embajadas, además de varias oficinas de cadenas de televisión. En el vestíbulo, los espías se mezclaban con los invitados mientras esperaban a sus mecenas.

Por el Caravelle, han pasado personajes famosos e importantes, y hay hoteles, como el Continental, donde el entorno sirvió de inspiración para escribir parte de una novela que fue base de una película.

Un espía exitoso de Vietnam, fue Pham Xuam An, visitante frecuente del Continental. Se sabe que trabajo para medios occidentales, incluso la revista Time, como periodista, aunque era un secreto para todos, que era comunista. Aún así, tenía su séquito de lectores en Hanoi.

El Café Majestic Cyclo, es uno de los restaurantes de moda de Saigón, donde se cobra una tarifa occidental y se disfruta de un servicio vietnamita. Las rejillas antigranadas eran un adorno que cubría las entradas y ventanas de este café en tiempos de guerra. Ahora ya no están.

En resumidas cuentas, los que quieran realizar un circuito a través de los hoteles históricos coloniales en la ciudad de Ho Chi Minh, tienen que pasar por el Caravelle, el Continental, Grand y Majestic.

Vía/ Nzherald, Foto/ Flickr (Robertlandford2009)