vietnam.jpg

Aunque el entorno no se vea como en Washington DC, un sentido de reverencia se puede percibir sobre la réplica de viaje de los veteranos de Vietnam, el Memorial en Logan, que es tan autentico como el real.

Una reproducción a escala reducida del monumento negro y rígido, se ve sobre el césped de la Feria del Condado de Cache, atrayendo a visitantes de toda la región.

Los veteranos de guerra, sus familias y amigos, tienen la oportunidad de ver los nombres de los soldados caídos y de las mujeres que murieron en el conflicto que duró más tiempo de lo que la gente cree.

Bob Hyde de Preston fue a Logan una mañana para ver el monumento de viaje. Conteniendo las lágrimas, el veterano de Vietnam leyó en silencio algunos de los miles de nombre que salían en el panel de 370 metros de largo.

El impacto que causo la guerra sobre los veteranos, es indiscutible. Este homenaje de una guerra que paso hace 40 años, permite a los familiares de los caídos, ver al menos, de cerca alguna vez en su vida, el nombre de sus parientes.

Un ex soldado encontró el nombre de su amigo en la pared, y recordó cuando se producían gritos de alarma, para que todos se escondieran, porque los ataques habían comenzado de nuevo. Hay quienes llegan a poner rosas rojas a la memoria de sus parientes mas cercanos que murieron en la guerra.

Las secuelas de algunos veteranos fue tan grande, que algunos, incluso creyeron que no merecían vivir, y se ofrecían a trabajar en misiones suicidas.

El monumento, con miles de nombres blancos grabados sobre su superficie, y ligeramenta más pequeño que la estructura original, ayuda a los visitantes a ver las consecuencias de una guerra sangrienta.

Los veteranos de Vietnam aseguran que este monumento evoca un sentimiento profundo, de asombro, y de reflexión.

Vía/ News.hjnews