11.jpg

Los camboyanos son un pueblo orgulloso, un pueblo fácil de convencer por mendicantes, muy visitado por turistas que llegan atraídos por los grandes templos que el complejo de Angkor tiene instalado a lo largo y ancho de siete kilómetros de camino.

En ningún otro lado de Camboya hay una densidad de turistas por metro cuadrado como acá. Tal es el auge por el alojamiento, que podría compararse la situación, comprimiendo todos los principales hoteles de Hong Kong en Zuhai.

Los hoteles de Siem Reap se han multiplicado tanto que ya no es gran problema encontrar algo disponible sea de donde sea que vengan.

El aeropuerto de Siem Reap, es del tamaño de una pequeña escuela, se divide en las secciones nacionales e internacionales. El visado a la llegada es de USD 20, aunque los visitantes de algunos países no pagan visado. El impuesto de salida es de USD 25 para los vuelos internacionales y de USD 10 para los nacionales.

21.jpg

En Camboya, casi todo cuesta USD 1, por lo que es mejor llevar varios billetes de USD 1, así se compran bebidas y brazaletes y hasta quizás obtengan un poco de cambio en moneda local.

Para movilizarse en Siem Reap, tienen a opción de alquilar una bicicleta por USD 2 todo el día, aunque tienen que estar dispuestos a sudar un montón. Los taxis, por lo general son autos Toyota Camry y realizan paseos por el día con un precio de unos USD 30. Lo mejor es ponerse de acuerdo en el precio antes de comenzar el tour.

El Lago Tonle Sap, es un pulmón económico para el país, y queda a tan sólo 20 minutos de Siem Reap. La mejor parte es visitar el templo de Angkor.

Los reyes de Khmer fueron los constructores de estos templos tan prolíficos. Esto es algo asimilable a como los faraones construyeron sus monumentales pirámides en Egipto.

¿En cuántos días pueden ver todos los templos de Angkor?, según los expertos en esto, tres días es suficiente, recorriendo desde el amanecer hasta el anochecer, esos son también los dos momentos del día en los cuales los templos se ven mejor y salen mejor en las fotografías.

Entre las paradas clave tenemos Angok Wat, construido en la mitad del siglo XII y Angkor Thom, la capital amurallada de Javarman VII, el más grande de todos. El Templo de Bayón y sus montañas, con cabezas de piedra de gran tamaño son también imprescindibles de visitar

Otras paradas son Ta Prohm, hoy invadido por la selva y las raíces de los arboles, el monasterio de Preah Khan y el Srei a unos 35 kilómetros de la ciudad. Los principales templos de Angkor están a pocos minutos de la ciudad de Siem Reap, excepto Banteay Srei, que queda a unos 40 minutos fuera de la ciudad, y cuesta unos USD 35 en taxi.

Angkor Wat fue construido por Suryavarman II en la mitad del siglo XII. Se trata de un gran complejo. Aquí es necesario llevar un sombrero para el sol a menos que amen quedar achicharrados. En la pared oriental hay un largo texto mitológico. Los mejores momentos para ver este templo, es por la mañana o al anochecer, cuando las piedras pueden apreciarse en color anaranjado gracias a la puesta de sol.

Hay una alternativa de ir al templo sin caminar, subiendo en helicóptero. Desde arriba, las vistas de Angkor Wat y todos los alrededores son impresionantes. Incluso tienen la opción de hacer el trayecto en elefante. La subida hasta la colina de Phnom Bakheng vale la pena. Por alguna razón, los caminos hacia los templos de Angkor son largos y estrechos, así que deben ir con cuidado.

El arco de South Gate es uno de los cuellos de botella mas eclécticos del mundo, por las afueras del templo puede que hayan niños pidiendo dinero o intentando vender postales, ellos son inofensivos, pero hay que tener cuidado en los lugares solitarios, donde puede haber algún perspicaz a la espera de asaltarlos.

Vía: smarttravelasia, Fotos: flickr, flickr