15.jpg

Para conocer algo más acerca del origen de las fiestas religiosas vietnamitas, creo que será bueno contextualizarles en el marco de las creencias de esta cultura.

Los vietnamitas tienen la creencia de que existe vida después de la muerte (cosa que también la mayoría de los occidentales creen), y son las almas de los muertos las que protegen a sus descendientes desde el más allá. Según las creencias vietnamitas, un alma sin descendencia vagará eternamente porque no va a recibir ningún homenaje

Los vietnamitas acostumbran a venerar y honrar los espíritus de sus antepasados con regularidad, pero con especial énfasis cuando se cumple el aniversario de su muerte. Incluso se acude a los espíritus de los muertos para pedir por algún enfermo o alguna situación difícil, y también se les hace parte cuando la familia se entera de algo alegre o triste.

23.jpg

En Vietnam, se celebran tres grandes fiestas religiosas. A primera, es la Fiesta de los Muertos (Thanh Minh), que corresponde al quinto día de la tercera luna. Durante ese día, la gente hace ofrendas a sus muertos, ofrendas consistentes en comidas, flores, sahumerios y papeles votivos.

El segundo día es el Día del Solsticio de Verano (Doan Ngu), que cae el día cinco de la quinta luna. Durante ese día también se hacen ofrendas a los espíritus, fantasmas y hasta al Dios de la Muerte en la sala de epidemias. Se realizan quemas especiales para el Dios de la Muerte.

La tercera edición del Festival es el Día de las Almas Errantes (Trung Nguyen), que cae el día quince de la séptima luna. Este es el festival más grande de la segunda parte del año en Vietnam, y se acostumbra a hacer ofrendas en comida y regalos a las casas y pagodas de las almas errantes que han quedado dando vueltas. Todos los muertos olvidados, ese día son celebrados.

Fotos: flickr, flickr