11.jpg

En la temporada de verano, para los turistas, es ideal acercarse a la naturaleza y escapar del calor y la humedad tropical en Ho Chi Minh. El visitante podrá encontrar en Dalat, por ejemplo, magníficas cascadas, gran cantidad de vegetales, poéticos jardines y hermosas colinas completamente llenas de pinos.

A unos pocos kilómetros de Dalat, hay hermosas cascadas, rodeadas de bosques vírgenes. Durante el otoño fluye una gran corriente que pasa a través de las ilimitadas líneas de árboles y flores silvestres.

Es típico ver por aquí, turistas posando para sus fotos de recuerdo, que después se suben a botes plásticos que van a la deriva siguiendo la ruta que marcan los arroyos, que dan una gran vista del bosque.

A través del bosque y los parques, se puede ver casas de bambú étnicas en las cuales los viajeros se pueden detener por algo de comida, bebida y algún tipo de recuerdo. También hay un restaurante que sirve especialidades juerguistas indígenas que se han hecho en sus peculiares cocinas.

Cerca de la montaña hay algunos templos que albergan artículos de la arquitectura antigua, tales como instrumentos musicales, armas, joyas y herramientas de todo tipo.

A través de las colinas de pinos, se puede dar un paseo en elefante y contemplar a lo lejos, las orquídeas, que se pueden comprar como regalo para los amigos y familiares. Por las noches, los turistas pueden disfrutar de las danzas que brindan los pueblos étnicos rodeando el fuego al ritmo de los bailes gongs y el sabor de un vino que se bebe a través de un frasco que pasa por tubos de bambú.

Foto: flickr