Vietnam frente a China y Kampuchea

Este ataque a un aliado de la China comunista fue la gota que colmó el vaso y diez días después de la invasión de Kampuchea, el 17 de enero de 1979, 86 000 soldados chinos del Cuarenta y uno y Cuarenta y dos ejércitos atacaron en tres frentes diferentes del norte vietnamita.

Los miembros del Ejército Popular de Liberación se dirigieron hacia las provincias de Cao Bang, Loa Cai y Lang Son reforzados por otros 200 000 soldados más.

Aquel fue un momento peligroso porque la mayor parte de las fuerzas vietnamitas y las más preparadas estaban en Camboya, en la zona fronteriza con China sólo estaban estacionados 60 000 soldados de fronteras y tropas regulares, por lo tanto en relación de cinco a uno frente a los atacantes.

Pese al imponente número, mayor aún que el contingente responsable de hacer retroceder a los Estados Unidos durante la Guerra de Corea, los chinos no habían entrado en combate desde su ayuda al régimen de Pyongyang.

Los chinos lograron ocupar Lang Son el 5 de marzo, pero la resistencia vietnamita fue mayor de lo esperado y, pese a no reconocerlo en un primer momento, sufrieron unas 20 000 bajas y debieron retirarse; pero sin asumir la derrota, alegaron que ya habían castigado bastante a Hanoi.

No obstante los choques han seguido produciéndose en la frontera, siendo especialmente intensos en 1981 y 1984, al mismo tiempo que la ocupación de Camboya continuaba; bien es verdad que los campos de la muerte encontrados otorgaban cierta justificación para dicha ocupación y los vietnamitas lo utilizaron como excusa.[8]

Los vietnamitas anunciaron su retirada de Kampuchea en julio de 1982, abril de 1983 y junio de 1984; pero mientras realizaban operaciones contra las distintas organizaciones (Khemeres Rojos, Frente de Liberación Popular del Khemer y el Ejército Nacional de Moulinka), las acciones más importantes las realizaban los vietnamitas en la temporada seca (de octubre a abril) en 1980/81, 1981/82 y 1984/85

La Administración Regan apoyó en 1986 con ayuda no letal al Gobierno de Coalición de la Kampuchea Democrática que luchaba contra la ocupación vietnamita.

Por su parte la URSS enviaba en 1979 unos dos millones de dólares al día a cambio de utilizar los puertos de Cam Ranh y Kompong Son y el envío a la Unión Soviética de 80 000 trabajadores.

La represión política local continuó y también la unión a la esfera de influencia soviética con su entrada en el COMECOM, la cesión de puertos y bases a la URSS para barcos, aviones y consejeros militares.